Goro el ogro

– A continuación, con todos ustedes, ¡Goro el ogro y Gora la ogra!

(Sintonía)

Goro el ogro, se arranca las patas, se arranca las cejas, se arranca la barba, se arranca los dientes, se arranca las napias, se arranca, se arranca todo.

Gora la ogra, se arranca las patas, se arranca las cejas, se arranca la barba, se arranca los dientes, se arranca las napias, se arranca, se arranca todo.

No tengas miedo y juega con ellos, da saltos muy altos, que lleguen al cielo, y tápate un ojo, y tírate al suelo y muérdete, muérdete un codo.

No tengas miedo y juega con ellos, da saltos muy altos, que lleguen al cielo, y tápate un ojo, y tírate al suelo y muérdete, muérdete un codo.

(voz de niño) Juego con ellos, y no me da miedo.

No me dan miedo, pues son ogros buenos

Son un poco feos, pero yo los quiero.

Son mis amigos, ¡y bailo con ellos!

(acelerado) Goro el ogro se arranca las patas, se arranca…

– ¡Hola, niños!

– Holaaaa

– ¿Sabéis quiénes somos?

– Goro y Gora.

– ¿Qué somos, marido y mujer?

– No, sí, no, nooo

– ¿Somos padre e hija?

– Sí, no, síi…

– ¿Somos madre e hijo?

– Noo…, síi…, no sé…

– ¿Somos hermanos?

– Síí…, Noo…

– ¿Somos amigos?

– Noooo… Síi…i…

– Nadie sabe lo que somos. Pero no nos importa. Lo que importa es que vamos a pasarlo bien. A ver, ¿qué queréis hacer? ¿Qué os gusta? ¿Os gusta el fútbol?

– Sí,,,i,,,i

– ¿Os gustan los juguetes?

– Sí…i…i…i

– ¿Os gusta jugar al pilla-pilla?

– Sí…i…i

– ¿Y jugar con las muñecas?

– Sí…i…i…i

– Y las mates, ¿también os gustan?

-Noo…o…o

– ¿Qué me decís? ¿No os gustan las sumas y las restas?

– Noo…oo…o…o

– Pero si puede ser muy divertido. Sobre todo, si lo hacemos rápido. A ver quién gana… ¿cinco más tres?

– Ochoooo…

– Muy bien. ¿Cuatro más dos?

– Seiiis… Siete…

– Pero bueno, ¿Quién ha dicho siete? Bueno, no pasa nada, eso es porque lo estamos haciendo rápido. A ver ahora, ¿seis más tres?

– Nueveee….

– ¿Quince más cinco?

– ………..

– Pero bueno, ¿nadie sabe cuántas son quince más cinco? Mirad que me enfado, ¿eh?

– Goro, que son pequeños. Sólo saben sumar números de una cifra.

– ¡Pero si es muy fácil! ¡Tienen que saberlo!

(Goro se tira al suelo y patalea)

– No os preocupéis, os voy a enseñar un truco para hacer quince más cinco y que Goro deje de patalear. ¿sabéis contar?

-Sí…i…i…

– ¿Hasta cuánto?

– Hasta treinta…, hasta cuarentaaa, hasta veinteee…

– ¿Todo el mundo sabe contar hasta veinte?

– Sí…i…

– Bueno, pues entonces vamos a hacer una cosa. Vamos a contar, y cuando lleguemos a quince sacamos la manita y contamos con los dedos hasta que tengáis la mano abierta. ¡Empezamos!

– Unooo, dos…, treeesss, …, …, …, quinceeee…

– ¡Ahora, la mano!

– Dieciséis…, diecisiete…, …, veinte…

– ¡Muy bien, ya está! ¿Cuánto son quince más cinco?

– Veinteeeeeee…

(Goro se incorpora de un salto y empieza a dar palmas)

– ¡Genial, chicos! ¿Qué se le dije a Gora?

– ¡Gracias, Gora!

– ¿No veis que las matemáticas están bien? ¿Qué os gusta más ahora, las mates o el fútbol?

– El fútbooool…

(Goro y Gora se echan la mano a la cara).

FIN

Autor: Javier Rodrigo Hito