Calculando en el país de los números

En el país de los números había un gran revuelo, pues todo el mundo estaba
trabajando en los preparativos de la fiesta del otoño. Cada año, los números, se
reunían por centenas para aquella celebración tan especial, pero todavía
quedaba mucho por hacer y organizar.


– ¡Vamos, muchachos, hay que colocar las mesas y las sillas; las distribuiremos
en aquella explanada! -dijo el número 1 con determinación.
-Como nos sentaremos en grupos de 20, tendremos que averiguar cuántas
mesas hemos de colocar. -dijo el número 2, mientras se rascaba algo parecido
a una nariz.
– ¿Cuántas mesas necesitaremos si somos 100? – Preguntó el número 3.
-Pues tendremos que calcularlo -le contesto el número 4.
– Veamos, – continuó el número 5 – si somos 100 y tenemos que sentarnos en
grupos de 20, habrá que…
– Habrá que agruparse de 20 en 20 hasta llegar a 100, ¿no? – interrumpió el
número 2.
– Parece lógico, queridos amigos, -continuó el número 1-, ¡vamos a resolverlo!
– 20 más 20 es igual a 40, más otros 20 igual a 60.- dijo el número 5.
– Ya tenemos 3 mesas, – apuntó el número 3 entusiasmado.
– ¿Y ahora cuántas faltan? – preguntó el 4 algo confuso.
– ¡Sigamos!, no podemos perder más tiempo, que hay que colocar las sillas –
intervino el 1, ya algo nervioso.
– Vamos a ver…, 60 más 20 son 80 y otros 20 ya son 100; así que 2 mesas más
– dijo el número 2 con resolución.
– Pues las 3 que teníamos más otras 2 hacen un total de 5 mesas, -añadió el
número 5, satisfecho por haber llegado al resultado.
– Efectivamente, amigos, – dijo el 1-. Necesitaremos 5 mesas, ya que somos
grupos de 20 y un total de 100.
– Pues si hubiéramos repartido 100 entre 20 también habríamos llegado al
resultado – dijo el número 4 convencido.
– Sí, tienes razón – continuó el 3 -, habríamos acabado antes, ya que si repartimos
100 entre 20 enseguida vemos, quitando un cero de cada número, que al repartir
10 entre 2 toca a 5 cada uno, ya que 2 veces 5 son 10.
– ¡Excelente, chicos! intervino el 1 nuevamente -. ¡Ya lo tenemos!, necesitaremos
5 grupos de 20.
– ¡Fenomenal! – dijeron todos a la vez entre aplausos.
– Ahora hay que colocar las 5 mesas con sus 20 sillas – añadió el número 2 -.
¡Vamos allá!
– ¿Y los platos, vasos y cubiertos?, ¿los tenéis preparados? – Preguntó el 4.
– Por supuesto, -contestó el 3 guiñándole un ojo- 20 servicios por cada mesa.


Los números del 1 al 5 fueron a pedir ayuda a los números del 6 al 10, para
poder avanzar mucho más rápido y, en un momento, acabaron de prepararlo
todo.
– ¡Buen trabajo, muchachos! -dijo finalmente el número 1-. ¡Os felicito! Eso ha
sido porque hemos trabajado en equipo y os doy las gracias por ello.


Esa misma noche todos los números del 1 al 100, pudieron disfrutar de una
estupenda cena de otoño y de una fiesta genial, en la que todos cantaron y
bailaron, de 4 en 4, hasta que se cansaron y salió el sol.
Y vosotros, ¿sabríais decir cuántos grupos de 4 formaron para el baile?

Autora: Irene Bethencourt

 

Otros libros de la autora: Camufli en el fantástico mundo del aprendizaje